Archivo de la etiqueta: Tendencia

Deporte 2.0

20120403-182513.jpg

Para nadie es un secreto que las redes sociales han transformado la vida de las personas por completo. Ese mensaje ya lo hemos entendido: la forma de comunicarse cambió completamente y la información está en la red al alcance de cualquiera que tenga una conexión a internet.

Las tendencias de comunicaciones, corporativas y personales, apuntan, cada día más, al constante uso de las redes sociales para solucionar problemas de mercadeo o personales, incluso políticos, por lo menos en Colombia.

Las tendencias de consumo se vuelcan cada vez más hacia el uso de varios dispositivos electrónicos al mismo tiempo. Una de ellas es el “twoscreening”, es decir, ver dos, y en algunos casos más, pantallas a la vez, inceíble, hace unos años no nos despegábamos de la televisión, ahora, mientras vemos lo que más nos gusta, no nos despegamos de la pantalla del computador, del tablet o del smartphone, donde estamos comentando, en tiempo real, lo que estamos viendo, lo que nos gusta, lo que nos disgusta y lo que pensamos acerca de la programación.

En los últimos meses se ha potencializado, y más que todo en Twitter, lo que me gusta llamar el #FútbolSocial, fenómeno que, desde 2009 que entré a Twitter, he visto crecer exponencialmente. Es muy fácil identificar a quién le vas, aunque es más fácil saber por quien no vas.

Con el reciente “escándalo” de la Dimayor y los derechos del FPC, la exsclusividad de Directv del fútbol colombiano y español, y el crecimiento de las hinchadas de equipos extranjeros, Twitter se ha convertido en un canal de comunicación fundamental para todo el mundo. Si a esto le sumamos la diferencia de horario que tenemos con Europa, el problema de que los partidos de la Champions sean en horas laborales, Twitter, y a veces Facebook, cobran un valor mucho más importante.

A veces es fácil poner un streaming, algo impensable hace un par de años, para escuchar o ver el fútbol mientras trabajas, a veces la presión y las fechas no te lo permiten. Si trabajas con redes sociales, como es mi caso, es probable que estés todo el día en Twitter y/o Facebook (entre otras miles de redes) y que a la hora de no poder ver un partido puedas monitorearlo y seguirlo, como a cualquiera de las marcas para las que trabajas, a través de redes sociales. Una pasada, ¿no crees?

Las redes sociales no solo cambiaron la forma de comunicarnos sino también, sin darnos cuenta, nos impusieron nuevos espacios y modos. ¿Puede haber algo más perfecto que configurar tu Tweetdeck para recibir únicamente trinos del partido que te interesa? ¡No lo creo! Además puedes silenciar a todos aquellos que lo único que quieren es que el Barça pierda, ¡fenomenal!

El deprote es social por naturaleza. Miles de personas se reunen en múltiples escenarios para ver espectáculos de cualquier tipo. Las redes sociales lo han vuelto aún más social. Basta con crear un hashtag para encontrar personas afines a tus equipos favoritos y, como no, para no leer aquello que no te interesa. Cuando hay personas que definitivamente no tienen cómo ver un partido por televisión es normal ver a cientos, tal vez miles, de compañeros movilizarse para conseguir un link de un streaming o para mantener informada a la gente de los acontecimientos.

Yo no se si para ustedes esto no signifique nada pero para mí es un fenómeno social bastante gratificante que logra poner el deporte al alcance de más personas y que logra conectar intereses y personajes que antes era imposible. Los mismos comentaristas y narradores se han volcado a las redes sociales para dar otros puntos de vista, para conseguir estadísticas (Mr. Chip, un crack), para informar curiosidades y para vincular a las personas, alrededor de todo el mundo, con el deporte. La pasión por el deporte trasciende fronteras físicas y virtuales.

Para algunas personas puede ser algo fastidioso pero es una realidad que no se puede negar. Es imposible tapar el sol con un dedo. Lo que si se puede es ser un poco más tolerante, en términos de hinchadas y de respeto mutuo entre aficionados, y entre quienes lo vemos como algo impresionante y quienes piensan que no es nada del otro mundo.

Lo que les digo, y espero que así sea, es que el deporte 2.0 es un fenómeno que va a cambiar, de nuevo nuestras vidas, como lo hicieron las redes sociales. Poco tiempo deberemos esperar para ver otra mutación fantástica del mundo digital que lleve las experiencias a un extremo y a un tipo de interacción, que ya no será 2.0, que jamás podremos imaginar. Este es el tipo de fenómenos que se deben celebrar y promover por todo lo alto. Un hilo más que une a los hinchas con sus ídolos.

Ese, queridos lectores, es el lado R del deporte 2.0.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: