Archivo de la etiqueta: pereza digital

Ni Colgate, ni Listerine

Llevo varias semanas pensando qué escribir acerca del tema. El mundo digital, y no sólo las redes sociales, nos han vuelto lingüísticamente perezosos. Le estamos, o están, haciendo un daño enorme al español. Digo le están haciendo porque yo hago el mayor esfuerzo para no caer en ese tipo de errores.

Las redes sociales y los medios digitales han logrado algo que hace unos años era impensable (salvo en el ejercicio académico de la personalidad de marca): darle vida a las marcas, tangibilizarlas. Hoy en día se puede decir que las marcas son personas, aunque mejor sería decir que quieren ser personas, intentan desesperadamente actuar como humanos pero muchas veces no lo logran. A veces se nota el desespero y como, sin una estrategia, lo anterior se induce a las patadas.

Un aspecto que muchos Social Media Managers, Community Managers, Project Managers, Managers, clientes, agencias, comunicadores, periodistas y personas del común, no han querido entender es que, en redes sociales, lo que se escribe es la cara de la marca; que la persona que escribe está representando la(s) marca(s) y debe hacer un esfuerzo, creo que descomunal, por no ser digitalmente perezoso y tener #MalAlientoDigital.

Ahora, no es únicamente una cuestión de marcas. Las personas como yo, y ustedes que leen este Blog, también podemos ser víctimas del #MalAlientoDigital. Lo peor del caso es que no hacen, sí, no hacen, nada, es como vivir días, semanas, meses y años sin lavarse los dientes… o te los lavas, o hueles feo, así de fácil. Lo peor es que tienes el cepillo de dientes a tu alcance pero te da pereza… ¡Qué asco!

Desde que entraste al mundo digital hasta este momento, en el que lees este artículo, has dejado una huella digital de todo lo que has hecho, y te aseguro que el 95% es contenido que has escrito -y mal-, imagínate a que huele tu huella…

No entiendo para qué se inventaron las tildes, los signos de puntuación, los de exclamación e interrogación, y demás, si nadie hace uso adecuado de ellos, ¿será que no les enseñaron bien en el colegio y que no les reforzaron en la universidad? Por favor, escribamos bien. No hay nada más incómodo que leer a alguien que tiene #MalAlientoDigital. No me atrevo a decir “x” de cada 10 internautas sufren de tan miserable enfermedad pero estoy seguro de que la cifra es muy alta.

Amigos comunicadores, es decir, internautas, por favor tómense el tiempo de revisar lo que escriben, si tienen dudas de cómo se redacta lo que están pensando, pregunten, lean y relean, no caigan en la pereza 2,0. No saben el daño que se hacen como profesionales y la mala reputación que construyen alrededor de las marcas, de ustedes mismos.

Algunos de los ejemplos más comunes en redes sociales son:

  • Pésimo, casi nulo, uso de los signos de exclamación e interrogación.
  • Exceso de comas y oraciones demasiado largas y sin conectores.
  • Desconocimiento total del correcto, e incorrecto, uso del “de que”.
  • El “disque”, el “demaciado”…
  • Porque, por qué.
  • (Siéntase en confianza para agregar más en la sección de comentarios)

A veces siento que los redactores y productores de contenidos estamos contaminados por el inglés y me parece insólito que no sepamos utilizar correctamente nuestra propia lengua, ¿no les parece absurdo?

Esta es una reflexión para que nos tomemos 1 minuto más de nuestro tiempo para revisar lo que estamos escribiendo y para que dejemos a un lado la pereza digital y para que, como profesionales que somos, dejemos de hacerle daño a las marcas con las que trabajamos -y a nosotros mismos-.

Si quiere denunciar a marcas y personas que presenten los anteriores síntomas, lo invito a que, en Twitter, utilice #MalAlientoDigital.

Esta es una idea que pretende hacer del ecosistema digital un espacio más lindo y agradable, algo que ni Colgate, ni Listerine van a lograr. La solución está en cada uno de nosotros, de ustedes, y en lo rigurosos que decidamos ser.

Ese, queridos lectores, es el lado R del #MalAlientoDigital.


A %d blogueros les gusta esto: