Archivo de la etiqueta: ejercicio

Me, my 2.0 self and my brands

20120507-181650.jpg

Hace tiempo se me ocurrió este ejercicio: voy a analizar, brevemente, las primeras cinco marcas que vea frente a mí, en mi casa, en términos de interacción en redes sociales.

1. Directv.
2. Samsung.
3. Activia.
4. Renault.
5. Tugó.

1: Conozco los perfiles de Facebook y Twitter. Tengo mucha interacción con la marca, desafortunadamente casi toda negativa por temas de servicio al cliente. Creo que tienen cojones por hacerlo en redes sociales y pienso que es un claro diferenciador. Twitter es su principal canal de servicio, mientras que Facebook es netamente informativo: programación y canales. Me gustaría ver otro tipo de contenidos.

Calificación: 2.5/5.0 – A veces hablan como robots. Demasiado script, poca “humanización”.

2. Los sigo en Facebook y Twitter. Lo primero que pienso es: en Facebook, demasiada información no segmentada por líneas de producto y NO responden si no es crisis o el tema ya es sensitivo. En Twitter siento que son medio divas también, solo informan e informan y bombardean con marca, marca y marca… Poca interacción. Tuve un tema que escalé a redes porque en la vida real no hacían nada. La respuesta fue satisfactoria. En general me siento muy lejano a la marca y eso que tengo TV, nevera y lavadora. Irónico es, que sueño con un Galaxy 3.0.

Calificación: 2.0/5.0 – Divas que no interactúan.

3. Mi mejor amigo trabaja en Danone y me ha motivado a consumir la marca. Me ha ido bien. No tengo presente sus redes sociales ni mucho menos he interactuado con ellos. Los sigo porque vi que él lo hacía pero por nada más. No he visto contenido interesante. No se si tengan Twitter, Pinterest o algo más. Es una marca lejana para mí. Me gustaría ver como enfocarían contenidos para hombres teniendo en cuenta que es una marca pensada en mujeres. Un reto.

Calificación: no aplica.

4. Ignoran a sus “amigos” en redes sociales… Escribí, hace dos años, en otro Blog, un post muy duro contra su marca, su departamento de servicio al cliente y mercadeo, su “Comunidad Renault”, y en general su “valehuevismo”, y hasta el día de hoy no ha pasado nada. Recuerdo la polémica de la Duster y el concurso del Twingo. No interactúo directamente con ellos y no lo haría hasta que no investigaran mi caso. Marca lejana del top of heart aunque la tengo en el top of mind porque mi Twingo es un carrazo.

Calificación: 0/5 – Jamás profundizaron en mi caso, siento que no les importo.

5. Una marca que jamás pensé me sorprendería de la forma como lo hizo. Vivo con mi novia hace poco y compramos la sala allá. Subí fotos del sofá que compré y le hicieron muy buen monitoreo y seguimiento. Me avisaron del envío, me felicitaron por la combinación y me preguntaron cómo me había ido con la sala, FENOMENAL. Marca cercana a la cuál felicité y felicitaré cada vez que tenga la oportunidad. Se nota la estrategia y la minucia. El sueño de muchas marcas.

Calificación: 5/5 – Keep it coming guys!

En conclusión, uno cree que sigue a todas sus marcas favoritas y que ellas lo alegran y soprenden con contenidos afines y relevantes pero va uno a ver y… no.

¿Será que las marcas no se han tomado el trabajo de conocer a sus consumidores y de hacerse amigo de ellos en redes sociales?

¿Será que a los consumidores, al final del día, no nos importan las marcas en redes sociales? ¿Será que las seguimos por seguirlas y ya, que no hay ese soñado vínculo estrecho?

¿Será que es un balance entre los dos? ¿Ustedes que creen?

Los invito a que hagan el ejercicio con las primeras 5 marcas que encuentren en sus casas, oficinas o espacios personales.

Ese, queridos lectores, es el lado R de las marcas en redes sociales.


A %d blogueros les gusta esto: