Archivo de la categoría: Social Media

Estrategia vs. Táctica

 

#preguntasreina

En el marco de los reality shows y el reinado (2012) y su integración con redes sociales y “tuiteros”, y con todo el respeto del universo, me dispongo a presentarles mi opinión y a hacer la siguiente reflexión:

Por un lado Caracol Televisión, y en general los medios de ICCK, llevan un buen tiempo -recuerdo desde #yomellamo versión 1- ejecutando estrategias reales y medibles de redes sociales y vinculando, de una manera muy exitosa, a los tuiteros a sus parrillas de programación. Han logrado resultados muy positivos, desde mi punto de vista, y han creado contenidos especiales para medios digitales y espacios únicos para ellos en sus programas. Se nota que existe un equipo digital y una planeación estratégica que persigue unos objetivos.

Por otro lado, y confieso que jamás sintonizo ese canal si no es para ver fútbol o un evento especial, no recurrente, como el reinado, está RCN Televisión y su desespero por integrar Social Media -reflejado en un hashtag (#preguntasreina) y a un evento puntual- y a parecerse al gigante que le está robando la sintonía. Es impresionante lo “fuera de lugar” de lo que sucedió con el reinado y Twitter, ¿a nadie se le ocurrió pensar que los tuiteros íbamos a mofarnos incansablemente de las reinas e íbamos a proponer preguntas ridículas, hirientes y fuera de contexto? Me pareció un poco exagerado darles todas las preguntas, se perdió el foco del ejercicio y la integración con el offline no fue exitosa, se notó la falta de una estrategia, se notó mucho que querían copiar a la competencia (pusieron incluso a su propia Linda Palma que ni poco de linda tiene)… yo hubiera dado una pregunta a los tuiteros y que la rifaran entre las 5 finalistas y que el jurado “experto” en el tema hubiese participado activamente. Me pregunto si monitoreaban en tiempo real lo sucedido, me pregunto si tenían un plan b en caso de que llegaran pocas preguntas elaboradas o realmente dignas de hacer, creo que las que eligieron fueron “nada que ver”… ¿quién y bajo qué criterio las seleccionó?.

Esta moneda, o mejor gran torta de medios, tiene dos “mundos opuestos” y en el “diamante” se ve un claro ganador, ¿el problema? La falta de estrategia. La ejecución de una táctica puntual, que simula a la competencia, no garantiza el éxito. Los medios y los mensajes son diferentes, las audiencias son distintas.

Ese, queridos lectores, es el Lado R del Social Media en los medios colombianos.

Anuncios

Prevención Digital

Sí, sí, es muy cliché y frase de cajón, en eso les doy la razón, pero es algo tan simple y que el sentido común grita desesperadamente que muchas veces se nos olvida. Últimamente está muy candente el debate de los Community Managers y el manejo que las marcas le están dando a sus canales sociales y como están, o no, aplicando sus estrategias. El tono y la manera de responder a los miembros de la comunidad, la forma de publicar y de referirse en el ecosistema digital y, básicamente cualquier cosa que haga un CM está en cuestión y evaluación permanente. Podemos ver como algunas personas criticamos, y eso no es necesariamente negativo, y podemos leer a gente indignada…pero realmente, ¿quiénes estamos reflexionando para no caer en errores?

Recuerdo en 2011 cuando por primera vez publiqué un tuit desde la cuenta que no era. No se me va a olvidar jamás, fue el 22 de septiembre, un día antes de arrancar el SMWBOG. Estaba viendo noticias al medio día y salió una nota sobre alguna barbaridad de la iglesia. No soy una persona de creencias religiosas y tomé mi iPad y me desparramé, oh sorpresa, ¡cuenta equivocada! Cai en cuenta como a las 30 segundos cuando ya varias personas habían respondido. No sabía que hacer, era nuevo en el equipo y estaba al fente de las comunicaciones digitales del evento, entré en pánico un rato… ¿Qué hice? ¡Lo borré y en otro tuit expliqué el incidente y pedí disculpas! Afortunadamente era domingo y las respuestas no afectaron a la marca ni al evento. Desde ese día reviso y verifico, así me demore 10 segundos más desde que cuenta estoy tuiteando o escribiendo en Facebook.

No estoy de acuerdo con tener que separar las cuentas en clientes o navegadores diferentes, al fin y al cabo el trabajo de un Community Manager NO debe ser un trabajo de escritorio. Esto obliga a utilizar el smartphone y me parece absurdo tener dos aplicaciones diferentes para las cuentas corporativas y para las personales. Es cuestión de método, es cuestión de prevenir, es cuestión de tenerle respeto al botón de ENTER.

Una maña no debe ser corregida con otra, tenemos que acostumbrarnos a hacer las cosas de una manera sistemática: si tenemos 8 cuentas en Tweetdeck y tenemos que programar o publicar un mensaje, tenemos que estar seguros de que lo vamos a hacer desde la cuenta que es y obligatoriamente tenemos que revisar antes de dar ENTER, no debemos tener Tweetdeck, Hootsuite, clientes web y demás abierto.

Esta breve opinión es una invitación para que revisemos, no nos quita nada y nos puede ayudar a prevenirle grandes crisis a la marca y a las personas que están detrás de ella. Me gustaría, como lo hice yo, que me contaran sus experiencias publicando desde cuentas equivocadas.

Ese, queridos lectores, es el Lado R de la prevención digital.


#SMWBOG 2012

¡Qué semana tan, pero tan buena!

Lo primero que tengo que hacer es dar las gracias a todas las personas que confiaron en mi criterio, en mis locuras y en mis ideas. La lista es larga, así que intentaré hacerlo rápidamente: Zemoga, Compass, Tati, Pardo, Dj, Emilio, Gonzalo, Mono, César, Topo, Christian, Jeny, Pablo, Nicolas Suárez, Jurgen, los calvos (Dave, Spitz, Cameron, Jason -fijo se me queda uno fuera-), David Jurado, Toby Daniels -my man!-, Will Kuhns – Andrea, Torrence Boone, Dennis Yu, Dean McBeth – Allie, Piers Fawkes & wife (never got the name, sorry), conferencistas locales, patrocinadores y Salma por aguantarme toda la semana.

No todas las veces se tiene la oportunidad de ser parte de la organización de un evento como el Social Media Week. No todas las veces se lee la palabra “Bogotá” (alrededor del mundo) haciendo referencia a aspectos positivos o a términos de marketing digital y redes sociales -queda demostrado que somo más que trancones y corrupción-. No siempre logras convocar a más de 20.000 personas ni logras impactar a más de 54 millones de apasionados a los medios digitales, móviles y a las redes sociales. No siempre tienes al mejor equipo del mundo ni todos los recursos humanos y tecnológicos disponibles 24/7. 

La diferencia entre 2011 y 2012, teniendo aún poca data sobre este año, es abrumadora: en un solo día hicimos más del total de posts, en redes sociales, que en 2011: 5.400 (y pico) en 2011 (toda la semana) vs.  7.600 (y pico) el lunes 24 de septiembre de 2012… ¡Más de 30.000 en toda la semana! La asistencia presencial también creció y para sorpresa nuestra, la virtual se chifló (en el mejor sentido de la palabra): aún no sabemos cuántas personas se conectaron vía Liverstream pero estamos seguros de que superamos los 12.000 (y pico) visitantes únicos de 2011. En 2012 tuvimos 13 eventos más que en 2011 y la cuota de conferencistas locales aumentó… ¿Así o más chévere? En realidad es muy difícil estar más feliz por estos resultados.

Entre todos los vinculados al SMWBOG logramos dos propósitos: primero, aportar un grano de arena a la industria digital colombiana y segundo, generar, comenzar, impulsar, como ustedes lo prefieran, un cambio en la sociedad. Desde mi lado les puedo contar que hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance para lograr un evento impecable y que todos y cada uno de los asistentes, tanto físicos como virtuales, pudieran tener una semana llena de contactos, ideas, experiencias, amigos, trolls, tragas tuiteras y demás, pero sobre todo, una semana llena de cuestionamientos y conocimiento.

Espero poder tener la fortuna de ser parte de este gran equipo y traer de nuevo el SMWBOG en 2013. A todos los que fueron, o no, los que trollearon, o no, los que se quejaron, o no, los que ayudaron, o no: ¡gracias, gracias, gracias!

Ese, queridos lectores, es el Lado R del #smwbog. 

P.s: nada, absolutamente nada el el mundo se compara a la satisfacción que sientes cuando Dj Edgerton y su equipo (Zemoga), Torrence Boone (Google), Dean McBeth (Ketchum) y Piers Fawkes (PSFK) se ponen de pie para aplaudirte y agradecerte por tu trabajo y dedicación.


Medalla de oro en SPAM

¿Seré yo Maestro?

¿Seré el único ser humano en el universo que no aguanta un tuit más o un post en Facebook acerca de los JJOO?

¿Así de mal están las estrategias de las marcas a nivel global y a nivel local que no hay más tema de qué hablar?

La coyuntura es un arma de doble filo: si lo haces bien, triunfarás y tus contenidos serán compartidos y le otorgarán valor a tu marca; si lo haces mal, si te pegas al tema de moda porque sí, así tu marca no tenga ninguna relación directa con lo que sea “trendy”, ¡la embarraste! Tus contenidos serán repetitivos, aburridores, fuera de contexto, inverosímiles y rechazados, por lo tanto, ¡tu marca también!

Estos días, desde la inauguración de tan magno y esperado evento, he intentado alejarme un poco de los canales sociales. Las marcas perdieron el control, sus directivos perdieron el control, sus estrategas perdieron el control, su planificadores perdieron el control, ¡todo el mundo perdió el control! ¿Qué relación tiene una cerveza con los Olímpicos? ¿Qué tiene que ver un restaurante con el deporte? ¿Qué tiene que ver un centro comercial con el ciclismo? Los contenidos que se publican, consumen y comparten por estos días no son nada más que SPAM, no son nada más que una manera de decirle a ese tan trabajado fan o seguidor: dame unlike u unfollow, dale, ¡no te cuesta nada y no nos damos cuenta de que estamos perdiendo el gran esfuerzo de comunicaciones, mercadeo y publicidad que nos costó conseguirte! Todo ese valor que se otorgó y agregó a la marca en un momento se fue por la borda, ya no queremos ver una foto ni un mensaje más de aliento.

Me cuesta trabajo entender que las marcas se alejen tanto de sus objetivos de comunicación y de negocio por unirse a la conversación, ¿será que dentro de sus planes de marketing digital no hay un objetivo que diga “diferenciarse y no ser un contenido más del montón”? Me cuesta trabajo entender que quienes consumen marcas digitales no hayan manifestado su descontento, al final del día, estas personas hacemos like o follow por afinidad e identificación con las personalidades de las marcas… Momento, ¿las marcas que hablan de lo que sea tienen personalidad?

Me cuesta trabajo entender los tan llamados y spameados “Social Olympics”, todo me recuerda a los “Social Media Experts” o “Social Media Gurús” que venden y venden humo, me cuesta trabajo asimilar el bombardeo de contenido e información, espero ser yo quien esté mal pero también espero que para Río 2016 las marcas entiendan que no toca hablar por hablar, que hay que ser estratégico y que hay que diferenciarse.

Ese, queridos lectores, es el lado R, la reflexión R de los Social Olympics.

 


Me, my 2.0 self and my brands

20120507-181650.jpg

Hace tiempo se me ocurrió este ejercicio: voy a analizar, brevemente, las primeras cinco marcas que vea frente a mí, en mi casa, en términos de interacción en redes sociales.

1. Directv.
2. Samsung.
3. Activia.
4. Renault.
5. Tugó.

1: Conozco los perfiles de Facebook y Twitter. Tengo mucha interacción con la marca, desafortunadamente casi toda negativa por temas de servicio al cliente. Creo que tienen cojones por hacerlo en redes sociales y pienso que es un claro diferenciador. Twitter es su principal canal de servicio, mientras que Facebook es netamente informativo: programación y canales. Me gustaría ver otro tipo de contenidos.

Calificación: 2.5/5.0 – A veces hablan como robots. Demasiado script, poca “humanización”.

2. Los sigo en Facebook y Twitter. Lo primero que pienso es: en Facebook, demasiada información no segmentada por líneas de producto y NO responden si no es crisis o el tema ya es sensitivo. En Twitter siento que son medio divas también, solo informan e informan y bombardean con marca, marca y marca… Poca interacción. Tuve un tema que escalé a redes porque en la vida real no hacían nada. La respuesta fue satisfactoria. En general me siento muy lejano a la marca y eso que tengo TV, nevera y lavadora. Irónico es, que sueño con un Galaxy 3.0.

Calificación: 2.0/5.0 – Divas que no interactúan.

3. Mi mejor amigo trabaja en Danone y me ha motivado a consumir la marca. Me ha ido bien. No tengo presente sus redes sociales ni mucho menos he interactuado con ellos. Los sigo porque vi que él lo hacía pero por nada más. No he visto contenido interesante. No se si tengan Twitter, Pinterest o algo más. Es una marca lejana para mí. Me gustaría ver como enfocarían contenidos para hombres teniendo en cuenta que es una marca pensada en mujeres. Un reto.

Calificación: no aplica.

4. Ignoran a sus “amigos” en redes sociales… Escribí, hace dos años, en otro Blog, un post muy duro contra su marca, su departamento de servicio al cliente y mercadeo, su “Comunidad Renault”, y en general su “valehuevismo”, y hasta el día de hoy no ha pasado nada. Recuerdo la polémica de la Duster y el concurso del Twingo. No interactúo directamente con ellos y no lo haría hasta que no investigaran mi caso. Marca lejana del top of heart aunque la tengo en el top of mind porque mi Twingo es un carrazo.

Calificación: 0/5 – Jamás profundizaron en mi caso, siento que no les importo.

5. Una marca que jamás pensé me sorprendería de la forma como lo hizo. Vivo con mi novia hace poco y compramos la sala allá. Subí fotos del sofá que compré y le hicieron muy buen monitoreo y seguimiento. Me avisaron del envío, me felicitaron por la combinación y me preguntaron cómo me había ido con la sala, FENOMENAL. Marca cercana a la cuál felicité y felicitaré cada vez que tenga la oportunidad. Se nota la estrategia y la minucia. El sueño de muchas marcas.

Calificación: 5/5 – Keep it coming guys!

En conclusión, uno cree que sigue a todas sus marcas favoritas y que ellas lo alegran y soprenden con contenidos afines y relevantes pero va uno a ver y… no.

¿Será que las marcas no se han tomado el trabajo de conocer a sus consumidores y de hacerse amigo de ellos en redes sociales?

¿Será que a los consumidores, al final del día, no nos importan las marcas en redes sociales? ¿Será que las seguimos por seguirlas y ya, que no hay ese soñado vínculo estrecho?

¿Será que es un balance entre los dos? ¿Ustedes que creen?

Los invito a que hagan el ejercicio con las primeras 5 marcas que encuentren en sus casas, oficinas o espacios personales.

Ese, queridos lectores, es el lado R de las marcas en redes sociales.


Deporte 2.0

20120403-182513.jpg

Para nadie es un secreto que las redes sociales han transformado la vida de las personas por completo. Ese mensaje ya lo hemos entendido: la forma de comunicarse cambió completamente y la información está en la red al alcance de cualquiera que tenga una conexión a internet.

Las tendencias de comunicaciones, corporativas y personales, apuntan, cada día más, al constante uso de las redes sociales para solucionar problemas de mercadeo o personales, incluso políticos, por lo menos en Colombia.

Las tendencias de consumo se vuelcan cada vez más hacia el uso de varios dispositivos electrónicos al mismo tiempo. Una de ellas es el “twoscreening”, es decir, ver dos, y en algunos casos más, pantallas a la vez, inceíble, hace unos años no nos despegábamos de la televisión, ahora, mientras vemos lo que más nos gusta, no nos despegamos de la pantalla del computador, del tablet o del smartphone, donde estamos comentando, en tiempo real, lo que estamos viendo, lo que nos gusta, lo que nos disgusta y lo que pensamos acerca de la programación.

En los últimos meses se ha potencializado, y más que todo en Twitter, lo que me gusta llamar el #FútbolSocial, fenómeno que, desde 2009 que entré a Twitter, he visto crecer exponencialmente. Es muy fácil identificar a quién le vas, aunque es más fácil saber por quien no vas.

Con el reciente “escándalo” de la Dimayor y los derechos del FPC, la exsclusividad de Directv del fútbol colombiano y español, y el crecimiento de las hinchadas de equipos extranjeros, Twitter se ha convertido en un canal de comunicación fundamental para todo el mundo. Si a esto le sumamos la diferencia de horario que tenemos con Europa, el problema de que los partidos de la Champions sean en horas laborales, Twitter, y a veces Facebook, cobran un valor mucho más importante.

A veces es fácil poner un streaming, algo impensable hace un par de años, para escuchar o ver el fútbol mientras trabajas, a veces la presión y las fechas no te lo permiten. Si trabajas con redes sociales, como es mi caso, es probable que estés todo el día en Twitter y/o Facebook (entre otras miles de redes) y que a la hora de no poder ver un partido puedas monitorearlo y seguirlo, como a cualquiera de las marcas para las que trabajas, a través de redes sociales. Una pasada, ¿no crees?

Las redes sociales no solo cambiaron la forma de comunicarnos sino también, sin darnos cuenta, nos impusieron nuevos espacios y modos. ¿Puede haber algo más perfecto que configurar tu Tweetdeck para recibir únicamente trinos del partido que te interesa? ¡No lo creo! Además puedes silenciar a todos aquellos que lo único que quieren es que el Barça pierda, ¡fenomenal!

El deprote es social por naturaleza. Miles de personas se reunen en múltiples escenarios para ver espectáculos de cualquier tipo. Las redes sociales lo han vuelto aún más social. Basta con crear un hashtag para encontrar personas afines a tus equipos favoritos y, como no, para no leer aquello que no te interesa. Cuando hay personas que definitivamente no tienen cómo ver un partido por televisión es normal ver a cientos, tal vez miles, de compañeros movilizarse para conseguir un link de un streaming o para mantener informada a la gente de los acontecimientos.

Yo no se si para ustedes esto no signifique nada pero para mí es un fenómeno social bastante gratificante que logra poner el deporte al alcance de más personas y que logra conectar intereses y personajes que antes era imposible. Los mismos comentaristas y narradores se han volcado a las redes sociales para dar otros puntos de vista, para conseguir estadísticas (Mr. Chip, un crack), para informar curiosidades y para vincular a las personas, alrededor de todo el mundo, con el deporte. La pasión por el deporte trasciende fronteras físicas y virtuales.

Para algunas personas puede ser algo fastidioso pero es una realidad que no se puede negar. Es imposible tapar el sol con un dedo. Lo que si se puede es ser un poco más tolerante, en términos de hinchadas y de respeto mutuo entre aficionados, y entre quienes lo vemos como algo impresionante y quienes piensan que no es nada del otro mundo.

Lo que les digo, y espero que así sea, es que el deporte 2.0 es un fenómeno que va a cambiar, de nuevo nuestras vidas, como lo hicieron las redes sociales. Poco tiempo deberemos esperar para ver otra mutación fantástica del mundo digital que lleve las experiencias a un extremo y a un tipo de interacción, que ya no será 2.0, que jamás podremos imaginar. Este es el tipo de fenómenos que se deben celebrar y promover por todo lo alto. Un hilo más que une a los hinchas con sus ídolos.

Ese, queridos lectores, es el lado R del deporte 2.0.


Ni Colgate, ni Listerine

Llevo varias semanas pensando qué escribir acerca del tema. El mundo digital, y no sólo las redes sociales, nos han vuelto lingüísticamente perezosos. Le estamos, o están, haciendo un daño enorme al español. Digo le están haciendo porque yo hago el mayor esfuerzo para no caer en ese tipo de errores.

Las redes sociales y los medios digitales han logrado algo que hace unos años era impensable (salvo en el ejercicio académico de la personalidad de marca): darle vida a las marcas, tangibilizarlas. Hoy en día se puede decir que las marcas son personas, aunque mejor sería decir que quieren ser personas, intentan desesperadamente actuar como humanos pero muchas veces no lo logran. A veces se nota el desespero y como, sin una estrategia, lo anterior se induce a las patadas.

Un aspecto que muchos Social Media Managers, Community Managers, Project Managers, Managers, clientes, agencias, comunicadores, periodistas y personas del común, no han querido entender es que, en redes sociales, lo que se escribe es la cara de la marca; que la persona que escribe está representando la(s) marca(s) y debe hacer un esfuerzo, creo que descomunal, por no ser digitalmente perezoso y tener #MalAlientoDigital.

Ahora, no es únicamente una cuestión de marcas. Las personas como yo, y ustedes que leen este Blog, también podemos ser víctimas del #MalAlientoDigital. Lo peor del caso es que no hacen, sí, no hacen, nada, es como vivir días, semanas, meses y años sin lavarse los dientes… o te los lavas, o hueles feo, así de fácil. Lo peor es que tienes el cepillo de dientes a tu alcance pero te da pereza… ¡Qué asco!

Desde que entraste al mundo digital hasta este momento, en el que lees este artículo, has dejado una huella digital de todo lo que has hecho, y te aseguro que el 95% es contenido que has escrito -y mal-, imagínate a que huele tu huella…

No entiendo para qué se inventaron las tildes, los signos de puntuación, los de exclamación e interrogación, y demás, si nadie hace uso adecuado de ellos, ¿será que no les enseñaron bien en el colegio y que no les reforzaron en la universidad? Por favor, escribamos bien. No hay nada más incómodo que leer a alguien que tiene #MalAlientoDigital. No me atrevo a decir “x” de cada 10 internautas sufren de tan miserable enfermedad pero estoy seguro de que la cifra es muy alta.

Amigos comunicadores, es decir, internautas, por favor tómense el tiempo de revisar lo que escriben, si tienen dudas de cómo se redacta lo que están pensando, pregunten, lean y relean, no caigan en la pereza 2,0. No saben el daño que se hacen como profesionales y la mala reputación que construyen alrededor de las marcas, de ustedes mismos.

Algunos de los ejemplos más comunes en redes sociales son:

  • Pésimo, casi nulo, uso de los signos de exclamación e interrogación.
  • Exceso de comas y oraciones demasiado largas y sin conectores.
  • Desconocimiento total del correcto, e incorrecto, uso del “de que”.
  • El “disque”, el “demaciado”…
  • Porque, por qué.
  • (Siéntase en confianza para agregar más en la sección de comentarios)

A veces siento que los redactores y productores de contenidos estamos contaminados por el inglés y me parece insólito que no sepamos utilizar correctamente nuestra propia lengua, ¿no les parece absurdo?

Esta es una reflexión para que nos tomemos 1 minuto más de nuestro tiempo para revisar lo que estamos escribiendo y para que dejemos a un lado la pereza digital y para que, como profesionales que somos, dejemos de hacerle daño a las marcas con las que trabajamos -y a nosotros mismos-.

Si quiere denunciar a marcas y personas que presenten los anteriores síntomas, lo invito a que, en Twitter, utilice #MalAlientoDigital.

Esta es una idea que pretende hacer del ecosistema digital un espacio más lindo y agradable, algo que ni Colgate, ni Listerine van a lograr. La solución está en cada uno de nosotros, de ustedes, y en lo rigurosos que decidamos ser.

Ese, queridos lectores, es el lado R del #MalAlientoDigital.


Abecedario Social Media

Hace días tenía esta idea en mente. Bastaba con soñarme con ella, y llegar a casa con ganas de escribir, para poder plasmarla en el papel, ¿o en la pantalla?.

Siempre he creído que no tengo la última palabra y que todo lo que escribo es para aprender y compartir mis ideas con todos los demás. Esta vez me decanté por algo light y divertido, diferente.

Siéntase libre de criticar, complementar y compartir. Muy posiblemente no tendré algo que escribir, de Social Media, para cada letra del alfabeto.

A. Amistad: relacionarse en las redes no es muy diferente a hacerlo con los amigos. Es más, hay mucha gente que quiere hacerlo ver más difícil, pero entre más natural y casual sea, mejor. Tampoco de trata de “yo quiero tener un millón de amigos”, seguramente eso es lo que el cliente quiere, pero lo que nosotros queremos es poder ser amigos de verdad de los usuarios de nuestras comunidades.

B. Bidireccionalidad (no se si esa palabra exista): el mensaje cambia, quién está detrás de la pantalla hace parte de él, lo crea, lo cambia, lo corrige, lo critica, lo acepta, lo rechaza, lo ama, lo odia, lo apoya, lo comparte; el creador lo amolda, aprende de su target, evoluciona.

C. Contenido: la clave de las redes sociales, el nuevo protagonista del marketing, la esencia.

D. Difusión: tenemos millones de historias creativas y únicas para contar, uno de nuestros objetivos, según la estrategia que nos plantemos, es que nuestro mensaje sea difundido en mucho canales y muchas veces. A mayor calidad de contenido, mayor difusión.

E. Engagement: tal vez una de las palabras más difíciles de traducir y conceptualizar. Es ese momento en el que logramos que la gente esté idiotizada, en el mejor sentido de la palabra, con los contenidos que estamos difundiendo. Cuando los tenemos enganchados, vinculados, participando, cuando la bidireccionalidad logra su punto máximo.

F. Followers, fans & friends: lo que más piden los clientes, su pesadilla (¿o la nuestra?), lo que creen que están comprando. Las 3 f del Social Media Marketing.

G. Gimmick: esto no es exclusivo del Social Media. Es “ese yo no se que, yo no se donde” que hace que el contenido que difundimos sea tan atractivo para las 3 f.

H. Historias: es lo que necesitamos contar, lo que tenemos que crear alrededor de las marcas. Las historias son snake charmers, que cuando son bien contadas pueden cautivar (¿engage?) a las personas.

I. Indicadores: tenemos que medir los resultados. No podemos estar en redes sociales porque sí. Los indicadores, bien sean los de herramientas gratuitas o pagas, nos dan una idea acerca de qué tan bien, o mal, estamos haciendo lo que nos planteamos en un comienzo (tampoco podemos estar sin una estrategia).

J. Jugadores: El Social Media no es cosa de una sola agencia. En el mapa de la bidireccionalidad, de la estrategia, del contenido y del engagement hay muchas personas relevantes. La figura planner, copy, ejecutivo no lo es todo, lo siento mucho. Hay que estar de la mano con marketing, comunicaciones, I+D, recursos humanos, entorno, y claro, consumidor final.

K. Know how: si eres gerente no permitas que tu sobrino, que no estudió nada y está sin trabajo, maneje tus estrategias de redes sociales. Así no lo creas, las personas que trabajamos en redes sociales hemos estudiado y constantemente estamos aprendiendo. El conocimiento que se genera alrededor del mundo 2.0 es muy valioso y hay personas muy capacitadas, otras que hablan mucho, trabajando en el medio. Así no lo creas no es una ocupación para desocupados vagabundos.

L. Límites: muchos clientes creen que TODO se puede hacer, que esto no tiene límites pero que el presupuesto sí y muchos.

M. Monitoreo: la red es como el Citi, ¡no duerme! El CM, el SMM o quien sea, no puede pensar que a las 4 de la mañana una crisis no puede estallar. Algunas de las oportunidades más grandes las he encontrado de casualidad cuando abro Twitter o Facebook pero me he acostumbrado a chequear constantemente todo lo que a mí, como persona, y a mis clientes, como marca, me interesa, les interesa.

N. Noticia: el Social Media no sólo ha cambiado la forma de hacer periodismo sino que ahora le gana a las noticias como tradicionalmente estábamos acostumbrados a consumirlas. La velocidad con la que se genera la información es impresionante y siempre hay alguien listo para hacer, o ser, noticia(s).

O. Omnipresencia: las redes sociales están presentes todo el tiempo en la vida de las personas. Si te las prohiben en la oficina, estás pendiente en el teléfono. Si vas en el carro escuchando la radio, seguramente hay un periodista leyendo algo de “Tuider”, aunque debería ser Twitter. En las noticias y en los periódicos transmiten los trinos de otras personas. 800+ millones de personas tienen Facebook… ¿Algo más?

P. Producto: no seas así, ¡no se trata de vender y vender y vender! El producto tiene que pasar a un segundo plano, si sales a vender sí o sí, y además sin una estrategia, saldrás perdiendo. Preocúpate un poco más por conversar, entender, investigar y relacionarte, después intenta vender.

Q. Questions: ¿qué, quién, cómo, dónde, cuándo, cómo, por qué, para qué, a quién, a cómo,…? Cada segundo nos estamos preguntando cosas nuevas y si paramos de hacerlo es posible que nuestras estrategias fallen. La curiosidad es un ingrediente esencial de las redes sociales. Además en la red está todo (casi). El que diga que no sabe o que no lo encontró es porque no se preguntó nada.

R. Relaciones: para mí, de esto se tratan las redes sociales, de construir relaciones sinceras, honestas, duraderas y fructíferas, para ambos lados, que generen valor, recordación y buena reputación.

S. Sinceridad: entre menos postizo suene, mejor (eso creo yo). El componente humano es demasiado importante. No hay nada más desesperante que leer un twittero que sólo publica noticias de Feeds; no hay nada más rico que leer contenidos y mensajes que tienen un tono comunicativo que ha sido estudiado y bien aplicado.

T. Twittstars: figura ficticia, inventada, insoportable y ridícula a la cuál todos le huimos.

U. Uff ! (trino no pago): esa sensación tan desconocida para muchos, sobre todo para los que desprecian nuestra ocupación, que genera saber que aquello que estratégicamente planeaste salió de maravilla (y hasta más).

V. Visión: hay que ir más allá de Twitter y Facebook. Hay que ir más allá y no conformarse con lo que hay que hacer. Hay que investigar, hay que proponer, hay que atreverse a salirse del molde, con los pies y el bolsillo en la tierra, para proponer soluciones únicas y no adaptadas de otros mercados.

W. Work, work, work (nada que ver con un personaje nacional): a esto hay que dedicarle tiempo, no es soplar y hacer botellas o abrir una página y esperar a que lleguen 20,000 fans. Esto es exigente y agotante, a veces desagradecido, pero sólo con esfuerzo y dedicación se ven buenos resultados.

X. Xerox: mucha fotocopia de tácticas y estrategias ya ejecutadas en otras partes. Mucho genérico.

Y.  Yunque(s): generalmente conocidos como Trolls. Personajes que están dispuestos a hacerte la vida imposible, a jugar con la reputación de tu marca y a hablar mal de ella sí o sí, ¿no es muy rico cuando los “callas” por haberte respondido tus questions y haber hecho tus tareas?

Z. Zoológico: hay muchos animales en vía de extinción. Muchos “vende humo”, muchos exóticos, muchas manadas y muchos grupos. Mucha envidia sobre todo. En algo tan cambiante es increíble que un ser humano piense que tiene la última palabra. Hay muchos leones que creen que que trinando son los reyes de la selva.

Ese, queridos lectores, es el lado R del abecedario Social Media.

 


¿Por qué ser CM, SMM o un simple apasionado? 10 razones (y más)

20120123-190540.jpg

Disfruto y amo mi trabajo… ¿Cuántas personas dicen eso en el mundo?

Si usted es un amarguetas que se burla de los CM’s y todos los que trabajamos en redes sociales, le recomiendo que ponga Ricardo Arjona y se pegue un tiro con un banano. Si, como yo, es un amante de las comunicaciones digitales, lo invito a que lea y a que colabore con las razones para ser CM, SMM, o un simple apasionado de las redes sociales:

¿Por qué ser CM, SMM o apasionado?

1. Porque conoces, como nadie más, a las marcas para las que trabajas.
2. Porque entiendes que tu palabra no es la última.
3. Porque tienes que estar en contacto con todas las personas que están detrás de la(s) marca(s) para la(s) que trabajas: mercadeo, I+D, comercial, administrativo… Conoces todos los ángulos y puntos de vista alrededor de la(s) misma(s).
4. Porque aprendes que la tolerancia es una virtud.
5. Porque desarrollas capacidades de síntesis que jamás pensaste.
6. Porque siempre hay algo nuevo para aprender.
7. Porque, así muchos no lo quieran aceptar, eres un líder y logras movilizar e influenciar, estratégicamente, a muchas personas.
8. Porque es una profesión divertida que logra cautivarte y soprenderte cada día.
9. Porque con tus resultados dejas callados a aquellos que disfrutan desmeritar, rechazar y burlarse de lo que haces… Pobres, si supieran lo amargados que son.
10. Porque es un oficio que te hace pensar y querer romper los esquemas tradicionales de la comunicación, en términos de creatividad y estrategia es muy exigente.

¿Cuáles son sus razones? Ayúdeme a rotar este post, sería chévere llegar a las 100.

Ese, queridos lectores, es el lado R de ser CM, SMM o un simple apasionado.


La verdadera tendencia

Que las redes sociales han cambiado nuestra forma de vivir, de comunicarnos y de consumir contenidos ya no es un secreto. Que estamos viviendo una revolución tampoco. Muchos menos que por la red circulan cantidades incalculables de contenido. Entonces se preguntarán ustedes cuál es el secreto. Quisiera conocerlo pero la verdad es que es imposible saber qué va a pasar y hacia donde vamos.

Algo que sí es cierto es que nos hemos vuelto, y me incluyo abiertamente, unos expertos en replicar contenidos de altísima calidad que encontramos en fuentes como Mashable, Chris Brogan y Brain Solis, entre miles de millones más. El que esté en Twitter, trabaje en el medio y diga que no le ha hecho un RT a Mashable es un vil mentiroso.

La pregunta es, ¿por qué lo hacemos? Sencillo y sin tapujos. Lo primero es que nos hace ver como conocedores, eso no está mal, lo segundo es que los contenidos son muy buenos y queremos que todo el mundo que nos lee los vea. Muchas veces discutimos y exponemos nuestros puntos de vista acerca de estudios, infografías, artículos, opiniones y reviews de lo que sea. Los Blogs o páginas que replicamos tienen posiciones claras y contundentes, el problema es que el 99% de las veces, todo eso que retwitteamos NO aplica para nuestro mercado, para nuestra realidad, para nuestra cultura, para nuestra red. Es acá cuando tenemos que pensar DOFA y convertir las amenazas o problemas en oportunidades.

No estoy diciendo que no hagamos RT, no hay nada más rico que ver una infografía que nos pueda dar una luz acerca de como las redes sociales se están comportando en otros mercados. Mal que bien podemos sacar provecho de la información e intentar aplicarla a nuestra realidad, a nuestro país, a nuestro exótico mercado de consumo.

La reflexión que quisiera dejar, y una vez más me incluyo, es que una tendencia en el 2012 en Colombia debería ser dejar de retwittear tanto y preocuparnos un poco más poder empezar a producir ese tipo de contenidos. Es necesario, para lograr mejores estrategias y ofrecerle mejores soluciones a nuestros clientes, analizar más y más nuestro mercado.

Sería hermoso poder ver infografías acerca del consumo y los comprtamientos de Linkedin en Colombia. Sería excelente que hiciéramos algo parecido a lo de Socialbakers con Facebook. Sería de lujo poder ver estudios de consumo de Twitter en Colombia, sería precioso comenzar a posicionar a Colombia como un país productor de contenidos de análisis, sería genial que la tendencia fuera nuestra y no una de las de Mashable o algún Blog.

Es una tarea linda y complicada pero que nos enriquecería a todos los que trabajamos en el medio digital, la tendencia es que vayamos en contra de la marea, es que nos lancemos al agua como patos y que comencemos a producir nuestros estudios, infografías, artículos, opiniones y reviews para que los demás le hagan RT.

Ese, queridos lectores, es el lado R de las tendencias para el 2012.


A %d blogueros les gusta esto: